Las mejores comedias románticas de todos los tiempos

mejores comedias románticas

Sentarse a ver películas es un momento donde se pueden experimentar diferentes emociones, viajar en el tiempo y soñar. Las comedias románticas se convierten en el género preferido por muchos porque evidencian de forma sencilla nuestra condición como humanos, llevándonos a la reflexión sobre cómo nos relacionamos con otros y con nosotros mismos a través del humor.

Aquí te recomendamos una pequeña lista con las mejores comedias románticas que nunca perderán vigencia:

Amélie

Amélie es una comedia romántica francesa dirigida por Jean Pierre Jeunet y estrenada en 2001. La trama de esta película comienza en París cuando Amélie descubre en un recoveco de su baño una cajita metálica con fotografías que habían estado guardadas ahí por más de cuarenta años. Luego de aventurarse y por fin entregarle esos recuerdos a su dueño, decide que su propósito en la vida es hacer feliz a los demás. En Amélie hay mucho chanson, amour y magia, que no solo se puede interpretar cuando Nino aparece en su vida, sino en su búsqueda por servir y dar sin esperar nada más.

El encanto de esta película reside en que, además de tener un guión impecable, sus fotogramas son sumamente cuidadosos, paseándose por la arquitectura parisina y siendo aderezada con una paleta de colores donde los tonos tierra, son predominantes.

Annie Hall

Annie Hall, uno de los clásicos más reconocidos y queridos del género; es atemporal y una justificación cinematográfica de cómo todos, durante alguna relación, nos hemos engañado a sí mismos. Fue estrenada en 1977, protagonizada por Diane Keaton (Annie Hall) y por el mismo Woody Allen (Alvy Singer). Es una película atiborrada de comentarios sobradamente ingeniosos y divertidos como para dejarte sin aire de la risa. Los soundtracks, en su mayoría de jazz, acompañan perfectamente esta historia ambientada entre las calles neoyorkinas, donde Alvy trata de entender cuál es el propósito del amor pensando sobre sus relaciones pasadas y por qué su relación con Annie no funcionó. Hay melancolía en el fondo porque Alvy se da cuenta de que obtuvo lo que quiso y luego perdió interés en ello. Concluyendo finalmente en que las relaciones son absurdas e irracionales y que su propia personalidad -neurótica y quisquillosa- es la que termina por arruinar todos sus amoríos.

Groundhog Day

Groundhog Day no es la clásica comedia, este film se podría definir como humor inteligente y sencillo. Bajo la batuta del director Harold Ramis fue estrenada en 1993 y nos cuenta cómo le cambia la vida por completo a Phill (Bill Murray), un reportero del clima, cuando tiene que cubrir el evento del Día de La Marmota con su equipo de reporteros. Al quedar atrapados en el pueblo por una tormenta, los días se convierten en un loop donde a medida que todo se va repitiendo, Phill en medio de su desespero, decide cambiar la rutina para tratar de zafarse del hechizo, con el pasar de los días y con su cambio de mentalidad, descubrirá que el amor siempre estuvo muy cerca de él.

Midnight in Paris

Otra película de Woody Allen que mantiene intactos los diálogos mezclados entre lo ingenioso y lo surreal. Fue estrenada en 2011. Ganó un Óscar y un Golden Globe como mejor guión, hecho que coloca el listón bien alto. Sus canciones colaboran perfectamente con el ambiente de melancolía y amor.

En esta oportunidad la trama se centra en Gil Pender (Owen Wilson), un guionista de Hollywood bohemio y un tanto idealista, quien decide viajar de vacaciones con su prometida Inez (Rachel McAdams) y su familia conservadora, a París. Una serie de eventos lo llevarán a viajar en el tiempo y conocer personajes que nunca en su vida se hubiese imaginado. Gil entenderá que su relación con Inez está destinada al fracaso porque sus objetivos y gustos son totalmente opuestos.

Moonrise Kingdom

De las películas más hermosas de Wes Anderson donde se rinde homenaje al amor juvenil. Son inagotables los elogios que pudiese recibir este film. Moonrise Kingdom es cómica y atrevida. Todos los elementos que conforman la dirección de arte, están inspirados en la década de los setenta. La paleta de colores, por ejemplo, siempre se mantiene entre tonos amarillentos y anaranjados que remiten a un ambiente de calidez. La historia se basa en Sam (Jared Gilman), un niño huérfano que asiste a un campamento vacacional donde muchos de sus compañeros no lo quieren. El rumbo de sus días cambia cuando conoce a Suzy (Kara Hayward), una niña de su misma edad con quien decide escapar. Ambos lucharán contra los adultos por su amor y su lugar de felicidad.

Cuando Harry encontró a Sally

Si estás hastiado/a de clichés, When Harry Met Sally es para ti. Estrenada en 1989, escrita por Nora Ephron y dirigida por Rob Reiner. La magia y encanto de este film reside en que, además de contar con las actuaciones de un elenco de primera, su guion está nutrido de fluidez y originalidad, lo que crea un lazo muy cercano con el espectador.

El argumento principal es sobre cuán viable puede ser la amistad entre un hombre y una mujer, tema que surge cuando Sally (Meg Ryan) conoce a Harry (Billy Crystal) en la universidad y decide llevarlo a su casa. Los años pasarán, y no en vano, para enseñarles que el único obstáculo para su amor, eran ellos mismos.   

City Lights

No podíamos dejar de remontarnos años atrás y recomendar City Lights, otro clásico del cine. Escrito y dirigido por Charles Chaplin, fue estrenado en 1931 y cuenta la historia de Charlot (Charles Chaplin) un vagabundo que, aunque crea que la desdicha lo persigue, termina haciéndose amigo de un millonario, luego de salvarlo del suicidio.  Posteriormente, Charlot conocerá a una vendedora de flores (Virginia Cherrill), quedará completamente enamorado y pese a que el destino le dé malas jugadas, tanto él como la florista, sabrán que el verdadero amor va más allá de lo que se puede ver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: